Saltar al contenido

El Baile De Las Cintas En Yucatán

04/02/2020

danza de las cintas yucatan

Se detiene la orquesta, el baile se pausa a fin de que el declamador exprese los agudos decires de las «bombas», cuartetas que llegan a ser madrigalescas, gráficas, satíricas, pero recurrentemente picarescas, donde aflora el innato sentido del humor del yucateco. Como la duración de cada jarana oscila entre los veinte y cuarenta minutos, es gala femenina mudar de pareja porque el hombre se retire cansado.

danza de las cintas yucatan

Esta danza es clásica y tradicional y disfruta de un colosal respaldo y práctica del pueblo maya-yucateco. En sí la Danza del Cochino, representa instantes particulares para los pobladores de las comunidades mayas, puesto que las risas se escuchan por todas partes, aunado al estruendos de los voladores y la música de la charanga. Esta danza si bien es de carácter espiritual para el pueblo maya, participan los dueños del cerdo, y quien porte la acharola, acepta el papel del animal cuando está vivo, incluso intentando de huír. Aun en ese intento de huir, provoca que quien porta la acharola tropiece, ya que se piensa que el cerdo lleva las patas traseras amarradas. Ciertos participantes se piensa que lo guía, pues transporta granos de maíz en un “Lec” o “Calabazo” haciendo ruido al sacudir los granos de maíz.

Van Del Norte A La Península De Yucatán Con Sus Bailes

Lea mas sobre aqui.

danza de las cintas yucatan

Algunos de los bailes más representativos son “El torito“, bella jarana que se muestra en el final de las vaquerias y el baile de las cintas de origen europeo. Entre los mayas es común que sus celebraciones festivas y tradicionales tengan una esencia pagano-religiosa, ya que si bien la celebración de “la danza de la cabeza de cochino”, es una lúcida danza de aspecto más bien satírica y entretenida, esta se efectúa frente a la iglesia del pueblo durante las fiestas patronales. En el estado de Quintana Roo se entrelaza un mosaico pluricultural de tradiciones mayas, imbuidas por reminiscencias afrocaribeñas y peninsulares; resultado de esta mezcla heterogénea es nuestra música, nuestros bailes y las danzas ancestrales que mitifican un pasado, que se torna un presente tangible. “Al son de una copla” fue entre los números más jaleados por la habilidad con que los ejecutantes de los ballets Representativo, Titular y Juvenil ejecutaron el baile de las cintas al entretejerlas en los mástiles. La noche incluyó también bailes con charolas y botellas en la cabeza de los bailarines al ritmo de “Mi lindo Motul” y “El ferrocarril”; asimismo se bailó con los ritmos de “Mi yucateca”, “Pichico amoroso”, “Mestiza” y finalmente entre dianas el son de jaleo “El Torito”. Sus bailes también tienen historia, como el baile de las cintas, el que radica en entretejer múltiples cintas de colores entre todos los competidores al tiempo en que bailan; este baile proviene de Europa, con el imperio de Maximiliano éste y otros elementos se sumaron a a la tradición yucateca.

Por tradición, los hombres también tienen que vestir de mestizos, con pantalón de dril y guayabera de seda o lino, los dos de color blanco. Sobre la cabeza llevan un sombrero tejido, en los bolsillos un paliacate rojo y calzan alpargatas yucatecas o sandalia de tacón.

  • La más popular de estas suertes radica en bailar con una botella de cerveza o de licor encima de la cabeza, o incluso una charola, cuatro vasos y una botella.
  • En el vestíbulo se simuló un brocal de pozo y del techo pendieron lonas de colores que recordaban el baile de las cintas.

danza de las cintas yucatan

Lea mas sobre lasceldasfotovoltaicas.com aqui.

A ese baile le siguió “El chinito”, una jarana de ritmo 6 por 8, para continuar con las suertes de la jarana. En la charola donde está la cabeza se cuelgan cintas de diferentes colores, mismas que a lo largo de la danza son tomadas por cada uno de los competidores, aspecto que apostilla la cohesión comunitaria y una visión hacia al planeta, continuó. En la versión que el día de hoy se muestra principalmente en las zonas urbanas por el momento no es común ver la presencia del “chik” y para la cabeza de cochino se frecuenta usar réplicas de plástico o papel maché. Sin embargo, añadió, “el baile siempre y en todo momento estuvo ahí y fué interpretado por décadas por la Orquesta Jaranera del Ayuntamiento de Mérida y su ballet folclórico y siempre y en todo momento fué bien recibida por propios y extraños, ya que se considera una de las piezas más coloridas y espectaculares de la jarana yucateca”. El reconocido locutor y profesor de liturgias del ayuntamiento local, Antonio Marín, indicó a Notimex que en más de 25 años esa danza ha acompañado la oferta cultural de la capital yucateca como una de sus cartas más fuertes.

Lea mas sobre 3l0g.com aqui.

De la parte superior de un palo central, de 3 pulgadas de diámetro por 3.5 metros de altura, precisamente, penden diez a doce listones que son sujetados en su radical por otros tantos bailadores, de uno y otro sexo, alternados en derredor del palo que es sostenido por un muchacho que no participa en el baile. Al iniciarse la música los danzantes se entrelazan a ritmo para formar en la parte de arriba del mástil un bonito tejido.

danza de las cintas yucatan

SAMBAY MACHO.- Este nombre se le daba a este baile de parejas que se bailaba en los años 30s en el Territorio Federal de Quintana Roo, en las fiestas que se celebraban en ciertos distritos de Chetumal. Según varias personas es el enamoramiento de la libélula macho a la hembra; por su ritmo, vigor y rapidez es un baile de resistencia.

«A las doce en punto -abundó el maestro Pacheco- se comenzaba la ceremonia de salida; un indígena cargaba la mesa en la cabeza y las cintas eran asidas por las vaqueras. En una mesa pequeña limpia ponían una cabeza de cerdo en barbacoa, en jaula arqueada, tejida de madera y adornada con papeles multicolores y cintas estrechas, poniéndole además de esto a los lados panes de harina, rollos de cigarrillos de joloch y mazorcas salcochadas y en pibil. En ese libro, Pérez Conocido recoge la historia recabada sobre el bailable por parte del profesor Santiago Pacheco Cruz, quien apuntó a la «cabeza de cochino» como un «acto original y divertidísimo que festejan exactamente como final de la vaquería».

danza de las cintas yucatan

Con la presentación de la vaquería daba comienzo la temporada de hierra del ganado, fundamento de celebración donde los patrones daban exhibe de sus riquezas, de esta forma asimismo sus esposas realizaban estos bailes para deleitar a sus maridos. La danza del baile de las cintas es de origen europeo, este baile tipico de yucatan tambien se baila en el pais de inglaterra y paises bajos. Las suertes son muestras de habilidad o habilidad que ciertos expertos jaraneros efectúan esporádicamente en la fiesta de la vaquería; necesitan precisión y equilibrado.La más popular de estas suertes radica en bailar con una botella de cerveza o de licor sobre la cabeza. Esta suerte, si bien difícil, es viable lograrla por el hecho de que los jaraneros mantienen erguido el cuerpo mientras que efectúan los entrecruzados pasos del zapateado y los desplazamientos valseados propios de la jarana 3×4, llevando los brazos levantados en ángulo para conservar su equilibrio. Los bailarines se mueven al ritmo de los ¾ de la jarana, música que se ejecuta sin interrupción y que lleva en su nombre asimismo el significado de jolgorio, bullicio, fiesta. E inclusive, por miedo a que la danza se les escape, la fijan a un palo, en donde se enredan, desenredan y mueven los pies al compás que la música les marca.

Más allá de que no existe una regla en la vestimenta para bailar jarana, generalmente las mujeres visten el típico hipil yucateco o, mejor aún, el terno de gala. La jarana es una exhibe del mestizaje artístico, la jarana atrae y conquista; así sea por la cadencia y distinción de sus pasos, por la alegría de la música, o por la actitud solemne de los bailadores que zapatean y hacen vibrar los niveles. Sin embargo, ha dicho, “esta práctica comienza a verse perjudicada como sucede con otras expresiones de la civilización maya, como el idioma o la gastronomía. Si deseamos mantener nuestra identidad cultural, debemos ser partícipes para su conservación y reconocimiento”, mantuvo.

danza de las cintas yucatan